La Campaña Digital de Pedro Sánchez


No pensaba escribir sobre mi participación en la campaña que ha situado a Pedro Sánchez al frente de la Secretaría General del PSOE. No es mi trabajo. Me dedico al desarrollo de negocio del sector público en Oracle, una de las más grandes empresas tecnológicas del mundo, y uno de los mejores sitios para trabajar que se pueden encontrar, con una exquisita sensibilidad política y pública. Adicionalmente, y de forma puntual, asesoro e imparto algún curso o conferencia en materia de Gobierno Abierto y Transparencia a administraciones públicas nacionales e internacionales. Sin embargo, lo que más me liga a la dirección de estrategias digitales que me llevó a esta aventura es mi parte docente 2.0 y, sobre todo, LINC, empresa que constituí en 2008 junto al Grupo La Información y el Grupo Heraldo, una compañía pionera, que, por ejemplo, fue la primera en comercializar anuncios de Facebook de forma autorizada por la Empresa de Palo Alto o en desarrollar el primer programa de Twitter en televisión.

Poco más de un mes después de que se celebrara la consulta a todos los militantes, entiendo, tal vez por interés particular y así poder ordenar mis propias ideas, que es bueno narrar esta historia que, ante todo, es una preciosa vivencia.

LOS INICIOS

Pocos días se habían vencido del mes de mayo cuando un gran amigo, y a la postre ‘el culpable’ de todo esto, me contacta por Telegram para que de forma urgente vaya a comer con él a la Asamblea de Madrid. José Cepeda, diputado en la Asamblea e informático de profesión, me comenta que ha sido designado Jefe de Campaña ‘de un gran reto’ y necesitaba, de forma urgente, configurar un equipo de profesionales solventes para construir la estrategia electoral de cara a unas hipotética primarias a candidato a La Moncloa que el PSOE podría convocar en noviembre de este mismo año. Todo eran incógnitas, no había fechas y tampoco certidumbres. La única realidad es que Pedro Sánchez, un diputado raso que accedió al Congreso de los Diputados tras ‘correr la lista’, tenía intención de presentarse a estas primarias y noviembre estaba muy cerca en el calendario. Sin paños calientes, mi amigo Pepe Cepeda me ofreció coordinar el área TIC de la campaña de Pedro Sánchez. Ante la magnitud de la oportunidad, sin pensarlo ni un instante, de entrada, acepté el ofrecimiento. Era absolutamente consciente del desafío con un candidato del que, si bien había oído hablar en alguno de mis paseos por el Congreso de los Diputados, era un perfecto desconocido para la militancia en general, a lo que se sumaba una ristra de nombres ilustres que por aquel entonces se dejaban querer ante la presencia de cualquier micrófono, libreta o grabadora especulando sobre su propia participación en las primarias. Con total seguridad, esta misma reflexión se la hizo algún que otro señalado que titubeó ante un ofrecimiento similar en alguno de los cinco espacios a cubrir para hacer andar el proyecto mínimamente. Plenamente consciente de que no era al primero al que se le ofrecían, y tras 16 años de gestión de equipos en la empresa privada, reiteré mi plena disposición y compromiso, no sin antes asegurarme que sería realmente el coordinador, como así fue, ya que aún siendo defensor de las organizaciones horizontales, entiendo que alguien tiene que llevar siempre el compromiso de la responsabilidad y asumir tanto errores como aciertos, y ese quería ser yo, sin ánimo alguno de colocarme galones, un elemento que no se otorga, se gana y se concede por las personas con las que compartes objetivos, por mérito, trabajo, voluntad y esfuerzo en equipo.

Días después fui conociendo poco a poco a los que finalmente serían los ejes de la campaña: Félix Bolaños, Chunda, Pepe Sanroma, Juanma Serrano, quien a partir de ese momento sería mi sombra, y, por supuesto, al propio Pedro, con el que ya pude intercambiar puntos de vista personalmente en el Hotel Vincci Soho de Madrid, muy cerquita de la Carrera de San Jerónimo y que en los siguientes meses haría las veces de nuestro cuartel general. Todas estas personas, además de las múltiples que nombraré en este post, han sido un verdadero descubrimiento y un amplio listado de amigos que me llevo como principal recompensa.

El 15 de mayo se celebró en Toledo una comida de amigos que alguien pudo interpretar como una reunión de trabajo de la candidatura de Pedro Sánchez. Interpretación lejana a la realidad teniendo en cuenta que faltaban al menos seis meses para la celebración de las primarias, y por aquel entonces nadie tenía en mente lo que finalmente sucedería. Se trataba de un encuentro informal en el que entiendo que Pedro quería conocer a las posibles posiciones clave para la aventura a la que podría enfrentarse en el verano y otoño que se aproximaban. Por mi parte, a pesar de estar invitado, no acudí a Toledo, era un día festivo en Madrid, puente, consideré que mi compromiso era suficientemente firme como para no tener que afianzarlo, y preferí dedicar el poco tiempo que dispongo libre a mi familia.

Con calma, pero sin perder el tiempo, fui conociendo a los que finalmente conformarían el núcleo del equipo digital. En primer lugar una profesional enorme, hecha a si misma y con la que trabajé conformando un verdadero equipo. Maritcha Ruiz-Mateos, líder de su propia empresa, El Grito Comunicación, y persona de la absoluta confianza de Pedro, sería con quien finalmente constuiría la estrategia en redes sociales de la campaña. En Sevilla tomé contacto con dos personas que ya llevaban tiempo trabajando en el proyecto, insisto, de escenario de primarias en noviembre. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, diputado en el Parlamento de Andalucía y pionero en la aventura de Pedro, junto a Antonio Hernández Espinal, consultor político y co-fundador de Dialoga Consultores, también en el equipo originario, me aportarían las primeras claves del candidato. Con ambos compartí una interesante comida, en la que pudimos ver los avances que ya por aquel entonces se habían hecho en materia digital, destacando la web, prácticamente finalizada, y un gestor de base de datos, el Quilt, que, como veremos más adelante será fundamental en la gestión de grupos en campaña. Dos grandes personas, Alfonso y Antonio, a los que les debo todo el calor que me ofrecieron cuando atravesamos momentos regulares, que también los hubo.

El tiempo pasaba, y la estructura y estrategia en el área digital se iba conformando. Antes del 26 de mayo, fecha que cambiaría todo, me informan que César Ramos, especialista en Gobierno Abierto y Transparencia, Diputado en la Asamblea de Extremadura, ingeniero, pero sobre todo, un buen amigo, estaría también apoyándonos en la parte tecnológica. Desde ese momento compartimos liderazgo, y con sus amplios conocimientos informáticos se hizo cargo de la web, así como, junto a Kamel Karabelli, de la base de datos, pilar básico de la estrategia y que, por supuesto, conservamos y mantenemos para el futuro. Tan solo faltaba una cosa para que el equipo fuera completo y tuviera, como tuvo, las máximas garantías de afrontar lo que se presentara con éxito. Necesitaba tener ojos y oídos en todos los actos en los que estuviera Pedro, y de ahí surgió Fernando Miranda Pacheco, la respuesta a mis súplicas, un periodista polifacético que siguió toda la campaña de cerca, haciendo fotos, emitiendo artículos, notas de prensa, organizando agenda y verdaderamente haciendo posible que, a pesar de la distancia, sintiéramos que el equipo digital estaba siempre presente en cada uno de las decenas de actos que se programarían durante los siguientes meses.

Tengo que decir, antes de que se diluya en este, presumo, extenso post, que trabajar directamente con Pedro Sánchez ha sido un orgullo y un placer, y lo seguirá siendo. Pedro es exigente al máximo, detallista, trabajador extremo y nunca duda en llamarte por teléfono cuantas veces hiceran falta, para exigirte y, como no, en ocasiones recriminarte, aunque es cierto que siempre con criterio, dejándose asesorar, siempre, en aquellos terrenos que no manejaba con la mejor de las solturas. Un lujo de dirección, el tándem perfecto, que forman Pedro y Cepeda, las dos personas a las que ‘he reportado’ a lo largo de esta campaña y las que, una vez más, agradezco que me hayan elegido para esta travesía.

CAMBIO DE PLANES URGENTE

Pocas horas después de conocerse los resultados en las elecciones europeas, el que por aquel entonces era Secretario General del PSOE, anuncia que dimite y que convoca un Congreso Extraordinario, dónde se elegirá a un nuevo Secretario General entre los días 26 y 27 de julio. Así mismo, y tras otro tipo de presiones, se decide que todos los militantes tendrán derecho a elegir a su nuevo líder. Claramente los planes se desbarataban y se rompían por la mitad. Habíamos pasado de elegir a un candidato, un cabeza de cartel, a elegir a un Secretario General, y encima en un plazo récord de siete semanas escasas.

Como era de esperar, nos convocan a una reunión de urgencia en nuestro hotel de cabecera, a la que asistimos el equipo médico habitual: Chunda, Cepeda, Pepe Sanroma, Félix Bolaños, Javier Ruedas, José Bayón, Juanma Serrano y yo mismo. En ese encuentro, en el que cada uno analiza la situación, expongo que por mi parte varía muy poco el compromiso, trabajo y estrategia, y que lo dejaba en manos de Pedro, entendía que los siguientes pasos formaban parte de una decisión estrictamente personal, y así se lo dije, presentándole mi apoyo en cualquiera de los escenarios.

La situación no era clara, pero la intuición me decía que íbamos a tener que hacer una campaña relámpago, en la que la parte tecnológica, por cuestión de inmediatez y tiempo, iba a tener un papel mucho más importante de lo esperado. En paralelo iba tratando de despejar mis dudas políticas, y curiosamente, a todos mis padrinos políticos, o personas de confianza del partido a quienes les dije que entraba a trabajar en un primer nivel junto a Pedro Sánchez me dijeron que me equivocaba, que me precitaba y que ni se me ocurriera, aunque esto es otra historia y entiendo que, además de a la intimidad, pertenece al juego político habitual.

PRIMERA BATALLA: LOS AVALES

Los acontecimientos se desbordan, y ya tenemos una primera fecha: el 26 de junio debíamos reunir 10.000 avales. La carrera comenzaba, y empezamos a tomar decisiones:

  • No habría que diferenciar entre campaña de recogida de avales y campaña a Secretario General. No había tiempo para dos estrategias.
  • Utilizaríamos los siguientes medios:
  1. Whatsapp
  2. Twitter
  3. Facebook
  4. Web del candidato
  5. Canal de Televisión
  6. Canal de Youtube
  7. Flickr
  8. Blog
  9. Tweetbinder
  10. Topsy
  11. Y alguna más que no tiene mayor relevancia.
  • Teníamos un candidato desconocido, por lo que el eje fundamental sería dar a conocer su nombre. Por ejemplo, en Twitter, pase lo que pase, hasta el final utilizaríamos únicamente el hashtag #AhoraPedro.
  • Facebook marcaría la diferencia, como finalmente resultó.
  • Manejaremos siempre herramientas gratuitas: de medición, difusión, construcción, contraste, web, etc.
  • Whatsapp será el motor de la campaña, aun a riesgo de que haya caídas, que las habrá, aunque finalmente no las hubo. Construiremos una verdadera acción en cascada que, de forma absolutamente organizada y coordinada, llegue de forma instantánea a todos los rincones de España.

Las reuniones se sucedían, teniendo la delicadeza de hacerlas por la tarde, bastante tarde –Oracle estaba en cierre de año y apertura de nuevo y no tenía ni un segundo libre-. Las reflexiones de trabajo se hacen primero en la agrupación de La Latina, Madrid, para finalmente establecerse en lo que serían a partir de entonces los HQ, la sede del PSOE en Tetuán. Sin embargo, el hotel Vinccci Soho del Barrio de las Artes de Madrid seguirá siendo testigo de la toma de las más imporatntes decisiones de campaña.

En lo que al área digital se refiere, y de forma espontánea, como tantas otras cosas en esta experiencia, se empieza a clarificar con nitidez el equema de trabajo. Maritcha Ruiz Mateos, a quien me refería antes, se encargaría fundamentalmente de Facebook, una red social que, en contra de lo que pensaba hasta entonces, marcaría la diferencia -mucha culpa, o toda, la tuvo propia Maritcha, una experta de primer nivel en redes sociales-. Kamel Karabelli se haría cargo de la base de datos, nuestro gran tesoro, y César Ramos, además de coordinar la web, Flickr y miles de historias más, estaría al frente de la toma de cualquier decisión. Así mismo, José Antonio, el Alcalde de Jun, siempre estuvo ahí para dar un empujón, contactar directamente con Twitter o Facebook y para todo aquello para lo que se le requirió. Por último, y dado que por mi parte no tenía asignación específica, pero si general, le pedí ayuda a un buen amigo de la infancia de mi máxima confianza, a Enrique Olcina, que hizo las veces de ideólogo, banquillo, escritor y, en definitiva, mi mano derecha, al que, como a todo el núcleo digital mencionado, le agradezco su dedicación y cariño altruista. Es importante recordar que nadie del equipo digital cobró un solo céntimo por el trabajo realizado, es más, en muchos casos se puso dinero, e incluso contribuimos sin pensarlo al Crowdfounding que se constituyó al efecto, y que sufragó, en parte, los gastos de la campaña.

Comenzábamos a rodar, y se sumaba una extraordinaria fuente de emisión más, el Canal de TV de Pedro Sánchez, liderado por Eduardo Férnandez, que instalaría su plató fijo en la sede de La Latina, y el itinerante en no pocos eventos de campaña. Unos maravillosos profesionales que se sumaban a la coordinación, junto a Twitter, Facebook, Web, Flickr, Foros, Chats, comentarios en diarios, la Wikipedia (que fue atacada en más de una ocasión) y muchos otros espacios, pero sobre todo a Whatsapp, como hemos repetido, auténtico motor de todas y cada una de las acciones.

IMG_4320
Pedro a los mandos TIC en Vicálvaro. 16 de junio de 2014.

Pedro, como no podía ser de otra forma, se interesaba a diario varias veces por las redes sociales, su repercusión, estadísticas y situación, pero sobre todo por la información que ella de ella se pudiera extraer, es decir, por la escucha, y así poder ayudar a construir el discurso, un auténtico defensor del Gobierno Abierto, queriendo contar siempre con la participación y colaboración de todos. No obstante, la bola de nieve se estaba haciendo inmanejable por el pequeño grupo humano que habíamos creado, necesitábamps manos. Las menciones se empezaban a contar por cientos, los comentarios igualmente, y las alusiones en foros y otros espacios resultaban desproporcionados. Fue entonces cuando surgió, milagrosamente, el mejor ‘Sanedrín‘ que se haya creado jamás. Se trataba de la asamblea de la que todos los días saldrían los temas a tratar, temáticas y consignas. Liderado por Isaura Leal, estaría disponible las 24 horas del día para evitar problemas de mensajes o comunicación. Además de Isaura, otras cabezas pensantes de lo más granado de España conformarían el equipo de guardia, con Javier Ruedas, José Cepeda, Mari Luz Martínez Seijo, Juanma Serrano, Maritcha Ruiz Mateos, Enrique Olcina, Ignacio Garcia Fenol -siempre con la última y acertada palabra en los debates- Ruben García de Andrés -pendiente de cualquier intervención las 24 horas del días y los 7 días de la semana-  y yo, además de otras personas que no pongo aquí, al no tener autorización para poner sus nombres y no haber visto nunca sus nombres ‘en los papeles’. Así mismo, el propio Pedro estaba siempre atento de todo cuanto acontecía en este pequeño comité, aunque el cauce por el que se le informaba, y, desde luego, opinaba, no es relevante para este post.

La jerarquía estaba definida, el funcionamiento claro. Chunda manejaba los medios, Juanma Serrano velaba por el candidato y se convertía en su sombra e interlocutor, Cepeda mandaba en la sombra, Teresa Cunillera se sumaba a la terna, y Félix Bolaños ejercía de jurista para la causa. EL PAIS se hizo eco de nuestros nombres al tratar de componer la columna vertebral del equipo de Pedro, pero como es normal en estos casos, fueron muchos los se quedaron fuera. También lo hizo El Diario, que, a pesar de ampliar el número, seguía cojo en cuanto a personas. Sin embargo, y alejándonos de estructuras verticales, el verdadero poder de la candidatura de Pedro 2.0 se estaba fraguando de forma espontánea. Al contrario de lo que pudiera parecer lógico en una campaña estructurada, nuestra decisión, una vez más, fue que los grupos de apoyo, en cualquier formato o soporte, surgieran de forma libre. Nosotros no íbamos a construir ni una cuenta en Twitter, Facebook, Pinterest o Instagram que no fuera la oficial de Pedro, huiríamos de cualquier factoría de plataformas sin alma, sin espíritu, y lo que haríamos sería ir llamando a las que surgieran para que se sumaran y se unieran a la coordinación. En mi opinión, dirigir en un mismo sentido todos estos espacios presenciales, cuentas de Twitter, páginas de Facebook, espacios de Pinterest, Instagram, blogs y demás soportes, buscando a sus responsables y ordenándolos perfectamente coordinados, fue la clave del éxito de la campaña digital. Un trabajo de investigación de ganchillo, pero tremendamente eficaz. Cada día surgieron decenas de nuevas bases de apoyo, se identificaban, se calificaban y se incluían en la base de datos. A partir de ahí, y teniendo en cuenta que detrás estaban personas que ellas mismas habían iniciado el esfuerzo, se les pedía que unieran los mensajes con sus grupos locales, con un claro propósito de que montar un ‘efecto cascada’ que nacería de forma particular, con el valor consiguiente de la voluntariedad, pasando inmediatamente a formar la estructura capilar digital más grande que he conocido jamás. Para que nos hagamos una idea, la primera capa de la base de datos de ‘cibervoluntarios’ que llegó a tener (y tiene) la base de datos superó las mil personas. Es decir, los responsables de la primera semilla de difusión, que a su vez tendrían sus círculos geográficos, personales y profesionales en los que difundirían los mensajes, consignas, imágenes, vídeos o noticias, eran más de mil, lo que, sin especular, nos puede dar un orden claro de la magnitud de la viralidad real del entramado. Llevados principalmente en la confianza que te otorga el entorno particular (Whatsapp), se pretendía, y conseguía, tener en su consiguiente e intencionado paso: su difusión pública en Twitter, Facebook, Blog, Foros, etc. Una auténtica máquina de propagación de ideas y material dificilmente superable sin el factor clave: la espontaneidad.

La batalla no iba a ser fácil, apoyando la candidatura que partía como favorita, y dirigiendo su estructura digital, se encontraban varios buenos amigos, de lo mejor que existe en comunicación política y digital. César Calderón, de quién podríamos decir que era mi homólogo ‘al otro lado’, es un profesional de primer nivel y del que he aprendido mucho, muchísimo. Davíd Álvarez, otro buen amigo,que a buen seguro no se dejaría nada fuera de su minuciosa lupa investigadora. Por útlimo, Imma Aguilar, a quien le tengo una especial admiración y devoción, sería la jefa de campaña de Edu Madina, que también tengo el gusto de conocer y estimar. A todos ellos, y a otros tantos, como bien les dije nada más empezar este reto, todo mi cariño, y, como así ha sido, seguiremos tan amigos como siempre y nos tomaremos, cuanto antes, esas cervezas que apostamos, ofreciéndome, incluso, a pagarlas.

La campaña continuaba y el final del mes junio se postró tajante. Los avales lanzaban su veredicto, aunque nada era definitivo, Pedro se aupaba a una clara primera posición, lo que nos obligaba a no dormirnos, es más, nos posicionaba en una situación, desde mi punto de vista, incómoda. Mucha gente de la candidatura de Pedro pasó varias noches en vela en la sede de Tetuán, ordenando y dando de alta avales en la aplicación, yo lo vi. Se dejaron los ojos en unas circunstancias difíciles, con una conexión pobre y con muy pocos medios. Hubiera sido un detalle invitar a alguno de estos voluntarios a acudir a entregar los avales a Ferraz al día siguiente, pero a nadie se le ocurrió. Un descuido. Esa misma noche, y tratando de aportar mi granito de arena, nació el ‘Equipo Sugus’. Tratando de endulzar el esfuerzo, me encargué de traer golsinas, caramelos Sugus principalmente, y a partir de ahí se fraguó una preciosa historia que añadiría a la espontaneidad un enorme grado de compromiso.

IMG_5220
Primeros Sugus en la sede de PSOE de Tetúan, Madrid. HQ de la candidatura de Pedro Sánchez.

COMIENZA LA CAMPAÑA. NACE EL EQUIPO SUGUS

Pasado el hito de los avales, comienza realmente la campaña. Por mi parte, seguía trabajando al mismo ritmo en Oracle, empresa con una enorme sensibilidad política, algo que ya pude comprobar en las pruebas de acceso en las que tuve que estudiarme su código ético, en el que viene claramente que la empresa favorecerá la participación política de sus empleados. La política, como debería de ser de froma generalizada, es vista en mi compañía como un servicio público, algo impensable en una sociedad española, pero absolutamente normal en Estados Unidos, dónde Oracle tiene su sede. Por aquel entonces, trataba de trabajar al máximo en mis responsabilidades profesionales, pero me tenía que multiplicar para poder atender como se requería la campaña de Pedro. Las jornadas, incluyendo sábados, domingos, festivos e incluso ‘sanfermines‘, iban de de 7 de la mañana a, por lo menos, la una de la madrugada. Así tres meses, por mi parte, siempre entre bambalinas, como esta imagen que saqué en Santa Olalla, Toledo, en plena faena, con Pedro dando su discurso mientras otros velábamos por la parte IT:

Entre bambalinas en Santa Olalla, Toledo
Entre bambalinas en Santa Olalla, Toledo

Siempre he pensado, y así lo practico, que el secreto de un buen gestor está en el equipo, y si éste está por encima de uno mismo en intelecto, trabajo y habilidades, mucho mejor. Por lo tanto, delegar fue, como en mi vida profesional de siempre, una máxima que plasmé también en esta ocasión. Sin embargo, y al margen de gestión pura y dura, que ya expliqué anteriormente, surgió un equipo enorme lleno de ilusión, ganas y de una fuerza interior inmensa. Nacía el que finalmente llamaríamos ‘#EquipoSugus‘, que consistió en un grupo humano que voluntariamente se fue uniendo a la causa cubriendo la totalidad de la geografía española. No fue nada premeditado, surgió, se supo encauzar y, desde luego, triunfó.

Con Whatsapp, una vez más, como herramienta fundamental, fuimos dibujando el mapa de España con responsables de cada zona, que a su vez construirían sus grupos locales. Un grupo de 50 personas conformarían el grupo principal y serían ‘embajadores’ de sus territorios. Aproxidamente otros 100 lo harían de forma esporádica en función del recorrido que se estaba haciendo en campaña por todo nuestro país. En total, y sin hacer un cálculo exacto, una cascada que superaba claramente los 3.000 colaboradores recibía cada minuto por Whatsapp información, material visual, vídeos, textos, consignas y lo que surgiera, con el único objetivo que saltara del ámbito privado, Whatsapp, al público, redes sociales, foros, blogs y otros elementos, como así sucedió siempre, dándole un caracter exponencial perfectamente cuantificable y manejable.

Casi con total probabilidad no menciono a todos, pero el alma de estas espadas de la viralidad son los que menciono a continuación. Todos ellos, con coraje, ganas, voluntad, tiempo y amor lo dieron todo. Si me dejo alguno desde ya pido dsculpas. De memoria recordaré, por ejemplo, a Yoya, responsabilizándose de Galicia de forma maestra, Silvia y Ana controlando la difícil Asturias con mucho corazón y cabeza, Cris Papín en el País Vasco, Gorka, Uribe y Leo en Navarra, trabajando contra viento y marea, Carlos, Alberto, Luis, Miguel y muchos otros en Madrid, apoyando en la sede central y coordinando junto a una de mis relevaciones en esta experiencia, Mónica Carazo. Susana en Aragón, Silvia en La Rioja, Verónica y Rubén en Catalunya, y un ejército de currantes e innovadores en Valencia: muchas gracias Toni, Vicente, Marisa y demás familia. En Murcia el sector crítico, siempre necesario, con María José y Gloria encabezando ideas, revueltas y novedades a la campaña, siempre atentas. En Andalucía, además de mis ahora buenos amigos Alfonso Rodríguez y Antonio Hernández en Sevilla -contando también con Ismael en esta estratégica provincia, se sumaban la gran Marian, de Jaén, Nacho en Málaga, Manolo, Miguel Ángel y Juanlu en en Huelva, así como un elenco de voluntarios de la mas alta gama en el resto de provincias andaluzas. En Extremadura, capitaneados por César, también contamos un nutrido grupo de colaboradores, con Mar y Catalina de puntas de lanza, así como en Castilla la Mancha, que coordinados por Fernando nos dieron grandes tardes, como la que protagonizó Armando en Albacete. En Castilla y León, con MariLuz de generala, también contábamos con Gustavo en Miranda, Raúl en Valladolid o Sergio en Segovia. En las islas, Marco Antonio pilotaba las Baleares con su enorme fuerza, y Cristo Dorta se hacía con sus islas, nuestras Islas Canarias de una forma magistral, apoyados en ocasiones por Sofía y Gustavo respectivamente. Ceuta, con Manuel como responsable, y Melilla, comandado por Mohamed, también se sumaban a la causa. De igual forma, se creaban expertos en colectivos, como el liderado por Javi, orientándonos y ayudando al máximo para dar la mejor de las voces a LGTBI, o Lucicca, que representaría, y de forma excelente, al colectivo inmigrante. Muchas otras personas y colectivos, como el emigrante, también estuvo, y está, respresentando. No obstante, pido disculpas a quién no haya nombrado, y le solicito que me lo haga llegar y lo incorporaré. A todos ellos mi reconocimiento, admiración y, sobre todo, infinito agradecimiento. Seguimos trabajando equipo. Muchos de ellos, no todos, nos conocimos en el Congreso de finales de julio en Madrid, y aparecen en esta foto.

Parte del Equipo Sugus en Madrid
Parte del Equipo Sugus en Madrid

El mecanismo de difusión no podía funcionar mejor. Todas las noches consultaba y coordinaba con Sofía Hernanz la agenda del día siguiente de Pedro, y así podría poner en sobreaviso a todos los equipos y constuir el material que faltara. Sofía se convertía así en pieza clave de la parte ejecutiva asunto, junto a Chunda, Juanma, Cepeda, Ruedas, Isaura, Félix, MariLuz,Teresa, Alfonso, Bayón, Fernando y alguno más. La información fluía, el material llegaba, el seguimiento era inmediato, cercano y los impactos en redes sociales pasaron en pocos días de contarse por cientos de miles a hacerlos por decenas de millones, jugando un papel extraordinario Facebook, cuyas riendas cogió firmemente Maritcha, demostrando que no solo de Twitter vive el 2.0, un error habitual.

Los días pasaban y los viajes se sucedían. No había descanso. Los fines de semana, cuando podía, acompañaba a Pedro, como hice en Madrid varias veces, en Toledo, Navarra y Cantabria, única región en la que no contábamos con ‘embajador’ y por lo que consideré importante desplazarme: de ese viaje, además de la cena de pie a base de pinchos morunos en una caseta improvisada, me quedo con este ´selfie’ que nos hicimos Pedro y yo ya pasada la media noche en las Fiestas del Coso Blanco de Castro Urdiales. Era el viernes 4 de julio, tan solo tres días antes del debate que se celebraría en Ferraz entre los tres candidatos que finalmente consiguieron reunir los avales necesarios para concurrir a las elecciones:

IMG_6460
Castro Urdiales. Fiestas del Coso de Blanco. Madrugada del 4 de julio de 2014.

7 de Julio, y con unos ‘Sanfermines‘, por supuesto, no celebrados, era la fecha indicada para la gran prueba de fuego a la que se sometería el mecanismo que habíamos creado, o más bien, que se había creado, ya que, recordemos, esta ola de unión nació de forma espontánea, y por parte de los gestores tan solo señalamos la dirección única de acción. Todos los que componíamos el equipo, tanto en la parte gestora como en la parte ejecutora, sabíamos que no iba a ser nada fácil enfrentarnos al debate. Sin embargo, en mi conciencia tenía muy claro que no tenía que vender a nadie mi trabajo, por lo tanto me sentía absolutamente libre de tomar las decisiones que realmente consideraba oportunas, y no aquellas que pudieran manipular la realidad, engañando fácilmente a quien no sabe de redes sociales. De ahí la decisión que, junto a César Ramos, tomamos de continuar con único Hashtag, #AhoraPedro, como habíamos hecho desde el principio. A sabiendas de que así nunca seríamos Trending Topic, un absurdo válido únicamente para la venta al ignorante, no queríamos desviarnos de nuestro principal objetivo: generar marca Pedro. Lo que no sabíamos, desde luego, es que íbamos a ser criticados públicamente por esto. La realidad es que en esa frenética mañana nos dimos cuenta que el engranaje creado a partir de la voluntad, la espontaneidad y el marketing de coste cero que estábamos practicando funcionaba rozando la perfección, miles de menciones, un hashtag único que triplicaba al inmediato perseguidor y una repercusión jamás soñada. Todos estos datos, gráficas y analíticas las difundimos internamente y se consideró, en contra de mi criterio, que no era necesario entrar en el juego de comunicados. Algo que no entendí en su momento y que ahora comparto absolutamente. El debate finalizó y no hubo mucho más que añadir, y no seré yo, desde luego, quien señale al ganador.

DEBATE: Centro de Control de Pedro Sánchez
DEBATE: Centro de Control de Pedro Sánchez

Alguna encuesta en prensa papel los fines de semana no se nos mostraba muy favorable, así como en las encuestas digitales, un despropósito para el periodismo, y objeto de manipulación constante. En el ‘Equipo Sugus‘ había momentos altos y, como no podía ser de otra forma, bajos. En uno de estos últimos momentos, en un valle de nuestra fuerza, les dediqué un cuento a ese tremendo equipo que madrugaba para enterarse de la agenda y que se acostaba a horarios más bien poco decentes trabajando a destajo. El cuento hay que leerlo en el contexto y momento en el que se escribió, tratándose, además, de un escrtio interno difundido únicamente por Whatsapp y que hoy hago público:

“EL CUENTO: Os voy a contar un cuento de un grupo de gente que, de forma espontánea, empezaron a construir plataformas de apoyo a un candidato, sin directrices, sin automatismos. Por aquel entonces, la pugna era complicada, muchos eran los nombres, pocos las esperanzas, pero nunca falló lo más importante: la ilusión. Esa misma fuerza movió, una vez más de forma natural, que se fueran uniendo voluntarios de otras provincias, hasta completar el mapa de España. Todos ellos sin cobrar un duro, por cariño, al igual que los que coordinan las diferentes áreas del candidato, y sin empresas, merchandising, ni sofisticadas herramientas informáticas.  Esta gente, unida tan solo por un candidato, apostó por la elegancia, se alejó de las malas artes y entendió que la mejor estrategia eran la suma de la humildad y el trabajo.

Semanas después, ese grupo de gente del que os hablo ya no solo les une un candidato, les une una meta, complicidad, risas, lucha y, sobre todo, trabajo. Sin embargo, ese grupo de gente sigue funcionando con la misma gasolina, pagándola cada uno de su bolsillo, sin presupuesto, sin contratar caras herramientas de medición y difusión, sin contar con empresas amigas o propias, sin contemplar el uso de mala argucia alguna y manteniéndose firme en seguir así, a sabiendas que la única gasolina válida es el esfuerzo, el trabajo y la humildad.

Ese grupo de gente sois vosotros, un verdadero orgullo de EQUIPO, y espero que en breve podamos organizar algo para celebrarlo, como a buen seguro celebraremos, cuando ganemos el 13 de julio. De momento, nos queda un largo trecho, mucho trabajo, NO HEMOS GANADO NADA, y unidad como hasta ahora. No nos despistemos y sigamos como hasta ahora. Muchas gracias grupo de gente. Besos y abrazos!”

Se trataba de motivar, más si cabe, a la motivación personificada. También organizamos algún concurso de avatar, vídeo o foto. El premio siempre era el mismo: medio kilo de Sugus. Toni, aunque los Sugus siempre se quedaran en la sede de Tetuán, tengo que reconocer que fuiste el verdadero merecedor de, al menos, un kilo de ellos.

Y FINALMENTE GANAMOS

El 13 de julio se antojaba, cuando menos, de nervios. Era el día de la verdad, de la votación. Las tres semanas anteriores habían sido de vértigo, de vértigo dentro de la rutina. Todos los días agenda, segumiento, difusión, emisión de mensajes, distribución de material y, en fin, una locura que os aseguro, me dejó más de una noche sin dormir, pero no por somnolencia, más bien por pura falta de horas en el día para compaginar mi trabajo con la exigencia de coordinar la campaña.

El día anterior al día D, el 12 de julio, se configuró como el día de los medios. Una genial entrevista que me hicieron en Onda Cero en la que resumo todo lo expuesto en este post, y una amplia noticia en el País ‘Campaña de gestos y tensión soterrada’ que me señalaba en el centro del equipo de Pedro Sánchez, me hacían ver que realmente lo que estábamos haciendo era algo muy grande, aunque en el mundo de los medios todo se destapó con la entrevista que me pidieron hacer para el Canal de TV de Pedro Sánchez, a cuyo equipo nunca estaré lo suficientemente agradecido. Muchas fueran las intervenciones y las peticiones, pero el que verdaderamente ocupó la atención de los medios en España y en el mundo era Pedro Sánchez, que esa noche se aupó con con cerca del 50% de los votos emitidos como nuevo Secretario General del PSOE, o lo que es lo mismo: nuestro objetivo se había conseguido. Había que celebrarlo y así lo hicimos, comenzando los festejos en Ferraz, como se puede ver en esta foto, en la que aparezco junto a Begoña, la mujer de Pedro, y una parte de los artífices de lo conseguido, al menos en el área digital, como son  Mónica, Alberto e incluso Leticia, mano derecha de Chunda, una trabajadora de talla impresionante. En el fondo también se puede ver a Roberto Jiménez, Secretario General de los socialistas navarros, hoy secretario de Emigración de la nueva Ejecutiva, que estaba cargando el móvil en un segundo plano.

13 de julio, Ferraz, celebrando la victoria.
13 de julio, Ferraz, celebrando la victoria.

La noche fue muy emotiva, maravillosa. Me quedo con el detalle de los padres de Pedro, que me estuvieron buscando por toda la sala para agradecerme personalmente el trabajo. Me emocionó, y soy de poco emocionar. Este gesto, y otros que ha tenido Pedro con mis propios padres, certifican que estamos ante un nuevo Secretario General extremadamente humano y sensible, que cuida los detalles. Una vez más, gracias Pedro y familia.

En una noche de celebración, en la que mucha gente ‘salió del armario’ (hasta el punto de que un muy relevante periodista me llamó para preguntarme quién estaba con Pedro desde el principio, ya que ahora parecían todos ‘pedristas’), salí de Ferraz camino del punto de encuentro de celebración y vi, cruzando la calle, en el bar de enfrente, la silueta inconfundible de Eduardo Madina. De forma automática me acerqué a saludarle y felicitarle por la campaña, y en particular por la campaña digital. En el mismo bar estaban mis amigos César Calderón, su mujer Verónica, Imma Aguilar, como ya comenté una gran confidente, David Álvarez y algún que otro amigo más. Con todos ellos me abracé y pasamos página, como no podía ser de otra forma.

FINAL FELIZ

El día 14 de julio, ya con Pedro como virtual Secretario General, inicié los trámites para traspasar, a quien correspondía, la responsabilidad de gestionar la identidad digital de Pedro. No voy a negar que me dio mucha pena, pero si reconozco que lo hice con orgullo, pasando todas y cada una de las claves, todos y cada uno de los espacios. Aun así, a día de hoy continúo, y continuaré, apoyando y asesorando en esta materia y, sobre todo, en Transparencia, mi gran especialidad, ya que seguiré muy cerca de la confianza de Pedro.

Quedaban dos semanas para el Congreso, y las noticias se sucedían. ElDiario.es sacaba una documentadísima noticia en la que resumía cómo nació la candidatura y el equipo de Pedro Sánchez ‘Todos los nombres detrás de la victora de Pedro Sánchez‘, y la prensa local de Navarra, en donde tengo mi residencia, y en concreto el Diario de Navarra, sacaba, en la mismísima portada, un rumor que, a todas luces, era un imposible, ya que mis responsabilidades profesionales en Oracle, en ningún caso, me permitirían compaginar tan alta responsabilidad política. A alguna de las dos responsabildiades, la política o la profesional, tendría que renunciar.

DN
Diario de Navarra. Viernes 25 de julio de 2014.

De momento no ha llegado el momento de saltar a la política, ni sé si llegará. Lo que sí sé es que estoy muy agradecido a Oracle, y muy feliz de estar inmerso en su apuesta por entender la realidad de las administarciones públicas. También sé que me encuentro en condiciones de seguir mi andadura política, como hasta ahora, y quedo a la espera de acontecimientos trabajando como siempre.

He tratado de contar todo lo que se puede contar, ya que es obvio que espero que la maquinaria vuelva a funcionar en los próximos meses, y tampoco era plan de entrar en detalles. Quisiera agradecer todo este capítulo de mi vida, por supuesto, a Pedro, pero principalmente a José Cepeda, quien me dió esta gran oportunidad. Estoy convencido de que Cepeda protagonizará grandes capítulos del futuro de la política madrileña y española, y ahí estaré yo, a su lado. Somos iguales, luchadores e idealistas. Como prueba, nada más acabar la campaña ya nos pusimos manos a la obra para trabajar el futuro del perfil digital de Pedro Sánchez, fundamental para su proyección nacional e internacional, y visitamos a mi buena amiga Bárbara Navarro, Directora de Políticas Públicas y Relaciones con Gobiernos de Google, dejando la siguiente foto para la posteridad:

En Google hablando de Pedro Sánchez con mi amigo José Cepeda
En Google hablando de Pedro Sánchez con mi amigo José Cepeda

Se cometieron errores durante la campaña, muchos, pero tampoco es cuestión de plasmarlos aquí. Los asumo y me responsabilizo de todos y cada uno de ellos. Estoy seguro que nos servirán para hacerlo mejor la próxima campaña, que la habrá, y no muy lejos en el tiempo. De lo que sí que estoy seguro es que parte del éxito de esta campaña ha sido la elegancia, y como elegantes nunca hablamos de los errores ajenos, de los que también aprendimos.

Por último, quiero dedicarle este post al ‘Equipo Sugus‘. El mejor equipo de política digital que se haya dado jamás. A todos ellos mi más sincero agradecimiento. Habéis sido un verdadero ejemplo de trabajo altruista, por convicción, y con fuerza y cariño. La historia no acaba aquí, mantenemos la estructura afinada y lista, ya que tendremos que entrar en combate más pronto que tarde. No nos disolvemos, crecemos, tal y como quedamos en la cena de desvirtualización que celebramos en Madrid el 25 de julio y de la que guardamos este genial recuerdo en forma de montaje de fotos by Toni. Este post, equipo, va por vosotros. Vamossssssssss.

sugus