Para preguntar solo hace falta VOLUNTAD


No hace mucho me encontré en el aeropuerto de Heathrow, Londres, un simple atril con cuatro botones justo en la bocana de salida del control de seguridad:

SecurityUn pequeño gesto que representa lo fácil que puede resultar preguntar a los usuarios sin tediosas encuentas, costosos estudios o manipuladas tendencias. Desde entonces, tal vez por mi falta de atención, no he vuelto a ver nada similar en ningún otro espacio público. Una prueba más de que para preguntar solo hace falta una cosa: VOLUNTAD.

Se me ocurren mil espacios, públicos y privados, en los que pudieran establecerse sistemas similares, e incluso se fueran publicando los datos en directo ¿Os imagináis que incluso cambiara el color de la iluminación de un edificio según como fueran los resultados? Yo sí.