Defendiendo el Plan de Expansión de Banda Ancha en Navarra


Os dejo el texo de mi intervención en el Parlamento de Navarra defendiendo, en nombre del Grupo Socialista, la moción por la que se insta al Gobierno de Navarra a la creación, de forma inmediata, de un nuevo plan de expansión de banda ancha en Navarra.

********************************************

Gracias Presidenta…..

Hablamos de banda ancha, que son, no les quepa ninguna duda, las carreteras de hoy, la más importante infraestructura que un Gobierno puede ofrecer a sus ciudadanos y empresas.

Señores y señoras parlamentarios, hace pocas semanas tuve la ocasión, como siempre que tengo de preparar una intervención, de hablar con los directamente implicados. Esta vez pude compartir un café con un alcalde una pequeña localidad navarra de la Zona Media, y me dijo: ‘Aquí que no me vengan con un auditorio o una gran obra, aquí que vengan, cuanto antes, con conexión a Internet en condiciones’. Como ven, la demanda de este servicio se ha convertido en la principal demanda de infraestructura de los habitantes de nuestra Comunidad Foral.

Para generar prosperidad, puestos de trabajo y desarrollo económico es imprescindible dotar de alta velocidad de comunicaciones digitales a nuestros pueblos y ciudades, pero también lo es, siendo no menos importante, para fomentar la inclusión social, y evitar la brecha digital que te marca a día de hoy en función del lugar en el que naces, teniendo que promover una auténtica alfabetización digital, y es que sí, hay analfabetos digitales, y es nuestra obligación revertir esa situación.

Fibra_2

La Agenda Digital Europea 2020 habla de una cobertura de 30Mbps para el 100% de la población en 2020 y una velocidad de 100Mbps para el 50% de los hogares –Banda Ultra-ancha-. Pues bien, en Navarra estamos lejos, muy lejos de estos datos. Es más, estamos a la cola de la cobertura nacional si nos comparamos con el resto de comunidades autónomas. No lo digo yo, lo dice el Informe de Cobertura de Banda Ancha 2015, que emitió la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información en Mayo de este año. Un par de datos de ese informe: en conexiones ADSL, es decir, en conexiones de alta velocidad, sin ser fibra, estamos por debajo de la media española en conexiones, solo por encima de Galicia, Asturias, Canarias y Murcia.  Por lo tanto, como decíamos, estamos lejos. Esta velocidad, podría decir cualquiera, se puede suplir por 4G, que es la banda ancha móvil, pero tampoco son buenas las noticias, esta cobertura en Navarra está más baja todavía, y solo superamos a Extremadura y Castilla la Mancha. Siendo verdad que la culpa de esto lo tiene directamente la llamada Ley Foral de Antenas, de la que ya daremos debida cuenta en otro momento.

Recomiendo la lectura del estudio de la Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de Naciones Unidas, escrito en 2013 bajo el título ‘El acceso de banda ancha a Internet como medio de lograr una sociedad digital inclusiva’. En el se habla de los efectos y beneficios de la banda ancha en la educación, en la atención sanitaria, en el enriquecimiento social y cultural, y, que cosas, en la participación política. Además habla de la importancia vital para el desarrollo económico, citando al Banco Mundial que dice que el incremento medio del crecimiento del producto interno bruto (PIB) en los países es del 1,38% por cada 10% de aumento de la penetración de la banda ancha.

Este tema ya ha sido materia de discusión en este Parlamento, e incluso el Gobierno Foral, allá por mayo de 2010, aprobó, en el marco del Plan de Infraestructuras de Navarra, un gasto plurianual de 3.889.651 Euros para dotar de Fibra Óptica a municipios, polígonos y centros tecnológicos. Ya por aquel entonces (aquí tengo la presentación) se hablaba de polígonos industriales de la zona media, e incluso de la Higa de Monreal, uno de los principales centros de comunicaciones de Navarra. Pero la realidad, es que hoy no se ha hecho lo prometido, y lo que es peor, donde se ha llegado no se ha desplegado.

Podemos decir que en Navarra hay dos redes de fibra, una del Gobierno, que tiene enlaces desde Pamplona con Tudela y con Estella, prácticamente utilizados solo para comunicaciones de Policía Foral y de los Hospitales. En paralelo, una red privada de las principales marcas comerciales que todos conocemos, con la diferencia de que estos últimos llegan muchos lejos, incluyendo, por ejemplo, a Roncal o Valcarlos, pero dotando de a los pueblos y ciudades de la velocidad que les venga en gana, o castigando a la sombra a otros navarros, casualmente, cuando económicamente no les salen la cuentas.

La extensión de la fibra óptica se lleva a cabo por las cunetas de las autopistas, suelen ser las que se llaman fibras troncales. A partir de ahí salen los ramales, de los que se debe construir la última milla, que es la que llega a fábricas y hogares. Pues bien, de nada vale construir troncales, como las que tiene el Gobierno, para luego no poder extender a los hogares y empresas el cable. La prueba es que luego aparecen empresas como ONENA; con capital mayoritariamente madrileño, que se ofrecen a realizar ramales, como el que están construyendo en Estella-Ayegui-Villatuerta, pero ¿Esto garantiza que vaya a llegar la Fibra Óptica al cliente final? No. Puede que nos pase como a un conocido caso de ayuntamiento de Navarra, que con el famoso Plan E decidió traer la banda ancha a su municipio, pero se quedó en eso, en tener salida, pero no distribuidora, por lo que sus vecinos siguen con baja velocidad.

Un lío ¿Verdad? Sí, no es fácil, hay muchos actores en juego. Por eso proponemos un Plan de Expansión de Banda Ancha, que en ningún caso es un plan de despliegue de fibra del Gobierno. La Fibra del Gobierno llega a lo que llega, y es cara. Hay que expandirla, sí, pero con criterio, conversando con empresas privadas de despliegue y de la última milla, los que conectan hogares y empresas. Un acuerdo, o plan, global, que garantice precios competitivos para todos, y no haya así los abusos que ahora hay, con empresas, por ejemplo, pagando N veces más por Fibra en las inmediaciones de Estella que en Pamplona. Casos similares se dan en Sangüesa, Sakana y Pirineo, zonas, todas ellas, sin fibra del Gobierno y dependientes de una sola empresa para su contratación.

Es imprescindible hablar con todos los actores y así, de los beneficios de las redes rentables, se deben sufragar las redes no rentables. Es más, en esa relación debemos buscar la fórmula de sufragar la conexión a la red de aquellas personas y familias sin recursos a través de bonos sociales.

El desarrollo económico y social de toda Navarra depende de este Plan. No podemos permitir que las empresas rechacen, de plano, instalarse en determinados municipios y polígonos por carecer de alta velocidad de conexión. Cualquier empresa que analice su ubicación mirará, en primer lugar, las comunicaciones: La conectividad por Fibra Óptica y por 4G. En ambas fotos salimos bastante mal parados en Navarra, pero es que en algunas zonas de nuestro territorio ni tan siquiera salimos en la foto, por lo tanto, no existen para el desarrollo.

El desarrollo social de las personas de las personas también depende de este plan. El acceso a la información es un derecho fundamental. Los bonos sociales son un principio que, unido a la extensión total de la banda, debe eliminar la brecha digital, así como en el analfabetismo digital. Un detalle, con 10 Mbps, objeto de 100% de la población en 2020, se pueden ver hasta 6.000 canales de televisión de nuestros vecinos, de todos los vecinos del mundo.

Cada día que pasa aumenta la brecha digital entre nuestros municipios y entre nuestros ciudadanos. Tenemos hablar administración, empresas y ciudadanía, y entre todos construir un verdadero plan que asegure en el acceso rápido a Internet y las comunicaciones para todos.