La explosión del contenido móvil y la llegada de las Phablets


Entre mis actividades, digamos, de ocio, está el placer de dar clases en alguna escuela de negocio, además, cuando me invitan, de formar parte de alguna mesa redonda, conferencia o evento, en su mayor parte relacionados con la Tecnología, el Gobierno Abierto y la Transparencia. Muchos son los espacios en los que, agradecido, he podido participar.

Además de lo puramente académico, y del gusto por dar clases, el poder estar regularmente compartiendo conocimiento en un foro, de mayor o menor tamaño, me permite estar al día. Más bien me obliga entender y conocer las últimas novedades en tecnología, y en algunos casos, en política.

Siguiendo de cerca la nueva realidad que está produciendo el cambio tecnológico en el mundo de la comunicación, y concretamente en el ámbito de los medios de comunicación, descubrí con asombro como aquellos cambios que llevamos anunciando desde años se están acelerando de forma exponencial en el último y, según las proyecciones, el desembarco de los nuevos medios sobre los tradicionales va a tener magnitudes catastróficas para los segundos en el corto plazo.

En primer lugar, ‘Business Insider‘ publica este mismo otoño un imprescindible estudio, ‘The Future of digital:2013‘, 120 diapositivas que resumen la realidad de un mercado, el digital, y concretamente el móvil, que está canibalizando al resto, anunciando otra forma de entender el comercio, la publicidad y las relaciones entre las personas. Un nuevo modelo que, con asombro, observo como los directivos de los agonizantes medios de comunicación actuales no quieren ver. Basta poner un solo ejemplo para contemplar la crudeza del cambio y la agudeza del proceso en el último año, abarcando, en uno solo, todo el espacio conquistado en la suma de los cuatro últimos:

USConsumer

Poco hay que decir ante esta contundencia. Aunque sean datos de Estados Unidos, todos sabemos que lo que pasa más allá del Atlántico se traslada al poco tiempo a Europa, cada vez más rápido, cada vez más exacto. Es muy indicativo que los móviles, y su consumo como plataforma anunciadora, ya esté al mismo nivel que el ‘online’. Mientras tanto, en la cabeza de los obsoletos y lejanos responsables de los medios sigue la web acampada, y sin visos de mudarse. Por otra parte, el consumo publicitario en los medios escritos ha caído más de la mitad desde 2009, que no de 2007, año de oro, que a buen seguro dejaría en menos de un tercio la realidad de hoy. Radio, Web e incluso televisión caen, y solo crece, y de qué manera, la movilidad.

Por otra parte, la revista Quartz publica, hace tan solo 4 días, un demoledor artículo que describe el imparable ascenso del uso digital en el último año, con datos contrastados de uso que nos descubren, entre otras interesantes conclusiones, como la activdad de Twitter al minuto se ha multiplicado por 3,5 si comparamos su uso en 2012 frente al de 2013, al igual que Youtube, y en menor medida Amazon, Google, Facebook o Linkedin:

TWFB12vs13

Un increíble crecimiento que, sin duda, está íntimamente relacionado con el uso de los dispositivos móviles, que están desplazando a los incómodos ordenadores, incluyendo los portátiles. Pero es más, los mismos móviles inteligentes que pueblan ahora nuestros bolsillos van a ser sustituidos de inmediato por la ‘phablets, la necesaria y ya previsible unión de las tabletas y el teléfono, o lo que es lo mismo, la tableta que también es teléfono, lo que llevará a que el consumo de contenido digital será protagonista en este soporte, y no en otros. Como prueba, los datos del estudio de Business Insider describiendo la realidad de estos dispositivos en el mercado asiático:

Phablets

El mercado publicitario se llama móvil, y en concreto Phablet. Mercado presente, y no futuro, que se nos viene encima con una aceleración superior a todo el camino recorrido en los últimos cinco años.

Es un aviso a navegantes, uno más, de los muchos que he lanzado en este mismo blog. Esta vez parece que el tiempo es escaso, y la caída de algunos va a ser definitivamente inevitable.