Gobierno Abierto, Transparencia y liderazgo


Todavía con una perspectiva muy cercana a las acciones de Gobierno Abierto en el mundo, y esperando estar en este privilegiado lugar durante mucho tiempo, cada vez soy más consciente de que en este campo, a día de hoy, lo importante están siendo las personas. Sí, lo sé, es de Perogrullo decir que ‘todo son las personas’, pero en este caso, más que hacer alusión al conjunto de individuos que conforman una sociedad y que, por tanto, socializan el Gobierno Abierto, me refiero a las personas que lideran cada una de estas iniciativas.

Estados Unidos, Reino Unido, España, Argentina, Brasil, Bélgica, Chile, País Vasco, Madrid, Cataluña, Castilla y León, Extremadura, Navarra, Andalucía, Nueva York, Boston, Buenos Aires, Zaragoza, Barcelona y tantos otros lugares se van sumando a la corriente de la Transparencia, orgullo de quienes creemos firmemente que es la única salida política y suerte para sus ciudadanos que, poco a poco, verán más cercana la realidad de aquellos que ahora se sitúan en el oscuro espacio desde donde se está gobernando. Todas estas iniciativas aperturistas en estos países, regiones y ciudades tienen un denominador común: están liderados por una y, en el mejor de los casos, por varias personas, con nombres y apellidos, que son quienes personifican el desarrollo de una materia tan necesaria y estratégica como es el Gobierno Abierto, siendo este es el gran problema que se presenta al crecimiento de esta nueva forma de gobernar, problema que en ningún caso afecta a la continuidad, pero sí a su velocidad, estructura y construcción.

La transparencia, la colaboración y la participación han venido para quedarse. En los últimos años hemos asistido al nacimiento. Como suele ser habitual con los recién nacidos, han sido los padres quienes, orgullosos, han enseñado su nueva creación al mundo, una criatura tan demandada como necesaria. Ahora son los gobiernos y los ciudadanos los que deben acoger en adopción a este niño, o niña, y tratarlo como unos más, adquiriendo sus planteamientos y sus enseñanzas en el mismo ADN de la gobernanza -los políticos- y de la exigencia -la sociedad civil-.

Gobierno Abierto es la nueva forma de gobernar que, como comentábamos en el Post ‘¿Qué es Gobierno Abierto?‘, sustituirá, 220 años después, a los principios que se establecieron tras las Revolución Francesa y la Declaración de Derechos de Virginia. Sería un error que se asociaran con una determinada tendencia política o, lo que es peor, se ligara única y exclusivamente a una serie de nombres y apellidos. Estigmatizar en cualquiera de estos dos sentidos es la mejor forma de frenar este movimiento, que no de disolverlo, ya que, insisto, el Gobierno Abierto ha venido para quedarse, y son los gobiernos, nacionales, regionales o locales, los que deben asumir, con naturalidad, que los nuevos tiempos, afortunadamente, han llegado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s