REDES SOCIALES: ¿Cuándo somos sordos, mudos o ciegos?


Repasando la historia de los Tres Monos Sabios de Toshogu, que disfrutaban cada uno de ellos de dos virtudes, pero sufrían igualmente una limitación -uno no oía, otro no hablaba y el último no veía- no puedo más que asociar esta leyenda china difundida en Japón hace ya 13 siglos a la realidad de las redes sociales en Internet a día de hoy.

Partiendo de la base de que cada uno con su vida y, por tanto, en las redes sociales, hace lo que buenamente quiere y, en algunos casos, puede, sí me gustaría repasar los perfiles de Kikazaru, Iwazaru y Mizaru -nombre de los tres primates en el mismo orden que en el dibujo- existentes en el mundo 2.0, centrándonos de forma especial en el último.

Kikazaru, el primero de los ‘sarus’, no oye. El conjunto de usuarios de Internet que podemos unificar bajo este nombre, es el que se traga de forma directa el fondo de bidireccionalidad que debe presidir, en todos los casos, el mundo de las redes sociales. En este grupo, enmarcaríamos, de forma inmediata, a casi todos los medios de comunicación, que se han lanzado al microblogging y a los espacios sociales populares de una forma desordenada, absurda y a la caza del follower, amigo, fan o seguidor. Salvo honrosas excepciones -que ya mencionamos en el estudio de los Reyes Magos– ningún medio es capaz de responder, sólo de transmitir, y no escuchan, en ningún caso, a sus usuarios, siendo incapaces dar solución o respuesta, demostrando que no han entendido nada de lo que va esto, de la conversación. Aunque los medios, por su repercusión los hemos condenado a ser los protagonistas de este grupo, las instituciones llevan el mismo camino, con excepciones poco comunes, siendo más grave cuando son las empresas o marcas las que se encuadran en este conjunto, que ‘haberlas hailas’, y muchas.

Iwazaru, condenado a estar siempre escoltado por sus compañeros, no habla. No vamos a poner ejemplos, ya que tampoco hemos empezado este ‘post’ para ‘hacer amigos’, pero tan difícil es para el frustrado fan, amigo, follower o seguidor digerir que tu hasta ahora admirado medio, establecimiento, experto, institución o marca no te responde, como comprobar que lo que fue un comienzo más o menos eufórico ha pasado al más absoluto silencio, encontrando, en muchas ocasiones, cuentas, perfiles y espacios sociales que no han sido actualizados desde que al iluminado de turno le dio por ‘probar’, y eso es lo que hicieron, ‘probar’, mostrando una imagen vaga y poco comprometida con lo que en un futuro puede, o no, marcarles la línea diferencial con el resto de su competencia.

Por último, Mizaru, nuestro último simio, es invidente, no ve. ¿A partir de cuándo eres ciego en las redes sociales?. La cuestión puede resultar, a todas luces, subjetiva, aunque no por ello carente de transcendencia, tanta que, precisamente, la ausencia de este sentido en la red te sitúa irremediablemente como el hominoideo que aúna la falta de oído, habla y, por definición, vista, por lo tanto, estamos ante la habitante de la red con mayor carencia de sentido y sensibilidad.

El ámbito de las redes sociales o del microblogging, lo podemos describir como entornos digitales en el que conectas con perfiles personales, profesionales o institucionales para compartir, escuchar, hablar, responder y, por ende, ser participe de lo compartido, escuchado, hablado y respondido, en el ya comentado terreno contractual implícito de la bidireccionalidad, por lo tanto, si, por ejemplo, en Facebook tienes, como en la canción, ‘un millón de amigos’, es evidente que no sólo estás más sólo que el abuelo de Heidi, también que no tenemos muy claro el significado de esta hermosa palabra. Sin embargo, y entendiendo que Facebook ha destripado el concepto de amistad, lo que realmente nos ocupa es a partir de cuantos amigos o ‘following’ empezamos a ser insensibles a lo que nos cuentan, o, dándole la vuelta al dicho popular, hasta que punto ‘el bosque no nos deja ver los árboles’.

Me comentaba Ícaro Moyano, Director de Comunicación de Tuenti -con quién tengo el honor de compartir cartel en unas semanas en el I Congreso Internacional de Turismo Rural de Navarra– que desde el momento en el que sigues a más de 300 perfiles en Twitter eres ciego, es decir, no puedes tener sensibilidad de lo que lees, y, en consecuencia, de lo que escribes, y pasarás por alto gran parte de la información que te suministran, aunque como dirían los gallegos, y sin faltarles razón, depende, interviniendo factores como lo activos que sean tus amigos, marcas, medios e instituciones.

Dicho esto, y dando por hecho que el ciego en la red pasa a ser sordo y mudo, y que la ceguera la produce el exceso de amigos o ‘followings’, lanzo las siguientes preguntas:

¿A partir de cuantos amigos en Facebook ya ni te interesan éstos ni te interesan sus asuntos?

¿A partir de cuantos ‘followings’ o ‘seguidos’ en Twitter ves menos que ‘Pepe Leches‘ y desprecias la actividad de tus supuestos admirados?

9 comentarios sobre “REDES SOCIALES: ¿Cuándo somos sordos, mudos o ciegos?

  1. La verdad es que coincido casi con todos los puntos del post salvo con aquel que se refiere a Twitter y a la “ceguera”.

    Qué quieres que te diga, no pretendo desmitificar eso de “desde el momento en el que sigues a más de 300 perfiles en Twitter eres ciego”, que es algo que ya he leído en varios blog, a veces hablan de 500 usuarios, a veces de 300…El caso es que yo sigo a bastantes más y hasta ahora no me considero ciego ni mucho menos.
    Está claro que todo dependerá de la manera de ver y utilizar Twitter que cada uno tenga, pero haciendo un conveniente uso de las listas es posible seguir no sólo a 300, sino a miles de usuarios, sin perderte ni un ápice de sus valiosos y valorados comentarios.

    Cada lista ha de funcionar como un timeline independiente, y teniendo en cuenta que puedes poner a 500 usuarios en cada lista y puedes hacer 20 listas ya estamos hablando de 10.000 usuarios clasificados…

    No sé, no lo veo tan difícil.

    En cualquier caso, esa es mi opinión😉

  2. Muchas gracias my friend! Tienes razón y coincido. Siempre que sepas utilizar las listas se te puede acabar la ceguera, pero entiendo que las listas todavía bastante verdes…

    Un abrazo! y, por supuesto, no es sólo una opinión, es una opinión de un referente de Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s