HACIENDA NAVARRA: ‘Vosotros lo hacéis imposible’


No voy a entrar en el mito que suspira que en Navarra ‘se pagan menos impuestos’, y es que, en honor a la verdad, me saldría infinitamente mejor acudir a mi cita anual con el fisco en la tierra que me vio nacer, sirviendo de ejemplo las ridículas compensaciones a las madres trabajadoras con hijos menores de tres años, así como otras tantas variantes del IRPF ‘foral’, que en nada son la panacea. No, no seré yo quien diluya el orgullo de pertenencia a la foralidad de aquellos que tan bien me han acogido en los últimos años, pero sí, sí seré yo quien muestre, con conocimiento de causa, las enormes diferencias entre las herramientas informáticas disponibles en una y otra parte. Sirva de ejemplo una comparativa visual:

Para llegar a rellenar mi nueva y flamante gris aplicación, tuve que acudir en persona a la única agencia de Pamplona en la que me podía dar un PIN, sí, un PIN, por aquí no vale solo con el certificado de la FNMT. Esta no fue mi única visita presencial a, eso sí, los amables funcionarios de la Hacienda Foral, también tuve que pedir auxilio para declarar que ya ‘era navarro’ -a efectos fiscales, no se molesten en Pozuelo- y rellenar a boli el modelo 030, que tampoco podía presentar telemáticamente al no tener el famoso PIN, y es que en Hacienda Estatal deben ser muy confiados. Cuando creía que me iban a pedir el PUK, conseguí mi PIN. Ya podía acceder a la que iba a ser mi peor pesadilla.

Con la inestimable ayuda de la AEAT, pude obtener mis datos fiscales, que uno a uno fui rellenando en el Excel maquillado que habían puesto a mi disposición mis nuevos recaudadores, sin poder evitar la sensación de haber retrocedido un mínimo de 10 años, como primera percepción desde el punto estético, pero lo peor es que, desde el punto de vista de la usabilidad y de la accesibilidad, me estaba enfrentando a las más crueles de las bromas, y eso que -yo confieso- en su día critiqué a la que fue durante más de 10 años mi software fiscal, desconociendo claramente que cualquier situación es susceptible de ser empeorada, y en este caso mucho.

Una vez completados los formularios al más puro estilo Internet años 90, llegó la hora de comprobar que el cúmulo de fatalidades para poder ponerte al día con el fisco no había hecho más que empezar, y que la propia aplicación, dentro de su oscurantismo, no te permite emitir la declaración de forma telemática, debes salir de la misma y hacerlo desde la Web de la Hacienda Foral, todo un ejemplo de como molestar al máximo al, en mi caso, sufrido pagador. Pues bien, una vez descubierto el despropósito, trato de presentar por Internet mi dolorosa factura, una vez más, sin éxito, resultando que el modelo 030 que entregué, acuérdense, a boli, no debe haber sido bien introducido en los sistemas, no constando que mi señora y yo seamos ‘un matrimonio o pareja estable’. Este es el pantallazo del análisis de mi estado conyugal que tuvo a bien presentarme de forma gratuita el Gobierno de Navarra:

Como a ‘cabezones’ en mi pueblo no nos ganan ni tan cerca de los Pirineos, decidí seguir adelante dando por hecho que era una persona soltera. De alguna forma iba a presentar mi declaración por Internet, y si tenía que volver a los veinte volvía sin problema, así que entré solo con mi certificado, confiando que más adelante me pedirían el resto de los datos, pero cual fue mi sorpresa que la enorme eficacia facilitadora de la Web me dice ahora que no soy ‘el administrador’ del ordenador de mi casa.

Todo tiene un límite. Definitivamente desisto.  Imprimiré la declaración como hice en mi primera y única declaración presencial en el año 1998. Tengo la sensación de haber retrocedido 13 años de golpe. Una verdadera pena, que se acrecentará, ya que me temo que esto nos es más que el primer capítulo. No tengo cuentas bancarias en Navarra, y no las voy a tener, mi banca está en Internet, como no podría ser otra forma, y solo tiene una oficina presencial en Madrid, lugar al que a buen seguro me van a hacer ir con el papelote de ‘Carta de Pago’, para el cachondeo y comentario de los profesionales de la entidad, a los que remitiré a este post.

Muy ilustrativa la campaña de la renta de este año por tierras Navarras: ‘Tú lo haces posible’. No puedo estar más de acuerdo. Lo hacemos posibles dejando nuestro tiempo, nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, y ‘Vosotros lo hacéis imposible’. Por cierto, desde hace ya un año estoy esperando a que me contesten a una duda existencial que envié a hacienda.tributaria.navarra@navarra.es.

Propongo que todos accedamos desde la misma aplicación, y según baremo vaya a un lado o a otro, y nos dejemos de gastar en duplicidades absurdas.

About these ads

2 comentarios en “HACIENDA NAVARRA: ‘Vosotros lo hacéis imposible’

  1. Experto en Internet con más de 14 años de experiencia en Marketing.com de grandes compañías españolas. juas, juas, juas,

  2. Para ser el próximo DG de Participación Ciudadana y Nuevas Tecnologías de Gobierno de Navarra, veo que empieza haciendo amigos en Hacienda Navarra.

    Curioso que el futuro DG no sea capaz de hacer la declaración por Internet porque hay un programa mucho más bonito, el que utiliza está pensado para asesorías, que yo sin formación fiscal utilizo junto con mi certificado de la FNMT para hacer la mi declaración y la de mi mujer todos los años.

    Te lo paso porque hasta las 0:00h de hoy tienes tiempo:

    https://ww3.navarra.es/Renta10/CuantoMeSale/CMS/Presentacion.aspx?idioma=es

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s